Seguro que conoces muchos trucos para volver loco de placer a un pasivo. Nosotros hemos preparado una lista de motivos que te servirán para que ese chico se quede colgado de tus huesos. Te sorprenderá saber que el tamaño es importante, pero los chicos pasivos son algo más que muñecos para utilizar a tu antojo. Estos son nuestros 8 consejos:

 

1. Los juegos preliminares

Todos pasamos por eso. Nos encontramos excitados, emocionados, sólo deseamos llegar al partido, pero en ocasiones el portón trasero se resiste. No olvides dedicarle unos minutos a explorar su cuerpo, tocar, besar, chupar, antes de lanzarte como un loco.

2. Preservativos y PrEP

Los activos no suelen pensar en condones. Así que sorpréndenos a todos por una vez y saca un condón de tu bolsillo.Y mucho menos lo hagas sin condón. Cuestión distinta es la PrEP. Si estás tomando Truvada y él también puedes olvidarte de usar condón. Pero ¡atención! la PrEP solo previene contra el VIH, no contra el resto de ITS’S.

3. Entra delicadamente y pregunta cómo se siente

¡Por favor! no entres a lo bestia. Ve despacio. Deja que se acostumbre a tenerte dentro. Pregunta cómo se siente, si necesita más lubricante o si necesitas que salgas por un segundo. Te lo agradecerá y recordará para siempre.

4. Alterna entre posiciones y velocidades

No hagas lo mismo en todo momento. Acelera. Más despacio. Cambia de posición. Aunque (a la mayoría) de los culos les agrada que los golpeen más fuerte en el estilo perrito, no es la única postura del mundo. Y puede ser súper hot besarse mientras estás dentro de él. Si puedes masturbarlo mientras le penetras, serás un activo 10.

5. Aborta si eres de los que “se va” rápido.

Desacelera si estás cerca de correrte y acabas de empezar. Un buen activo no puede dejar la faena a medias. Si eso no es bastante, además de parar, sal y haz otras “cosas” mientras su cuerpo se toma un descanso.

6. Suciedad sin escándalos

A todos nos ha pasado alguna vez. No montes un escándalo. Si no quieres avergonzarlo puedes cambiar de condón o seguir hasta que termines. Una vez que acabes puedes quitártelo, cubrirlo con un papel y lavarte. ¡No tiene por qué darse cuenta de nada! Y tú eres un buen chico.

7. Anuncia a los 4 vientos que te corres

Explícale que vas a finalizar y pregúntale dónde quiere que llegues al orgasmo. A algunos chicos les encanta que lo hagas dentro. A otros chicos, no tanto. Y a algunos tios les encanta que acabes en sitios predecibles pero que necesitan consentimiento. Sé un caballero y haz lo que te pide. Si te dice que tú eliges, explícale donde y ¡descarga!

8. Ayúdale a terminar

Es algo obvio. Pero a él también le gusta llegar al orgasmo. Aunque te apetezca tumbarte a mirar el techo con un cigarro en la mano, debes seguir hasta que él termine. (sólo si quieres ser el mejor activo).