Follando en la plaza de Chueca

 

follando en la plaza de chueca

 

¿QUIERES QUE TE FOLLE DELANTE DE TODO EL MUNDO?  Ese fue el primer mensaje que recibí en mi móvil después de varias horas buscando rabo. Si, pensé.  Un par de clics del mouse y escribí: “Sí!” Cinco minutos después recibí una respuesta de un tipo llamado Javi.  Diez minutos después, aparqué un par de calles más arriba de Gran Vía y busqué un sitio tranquilo junto a la plaza de Chueca.

 

Había dejado de llover con intensidad aunque caía una lluvia fina, dejando las calles resbaladizas.  Me coloque cerca de un bar de la plaza, donde guardaban los contenedores de basura, justo detrás de la entrada de Metro.

 

Estaba jadeando y emocionado, con la piel en llamas y perlada por un brillo de sudor, mi polla llena de sangre no dejaba de moverse.

 

Contenedores de basura

 

No había nadie excepto por el sonido de la lluvia y el olor del contenedor de basura.  Y luego salió de una sombra, un tío desde la pared del edificio donde seguramente había una puerta trasera disimulada.  Encendió un cigarrillo, lo arrastró lentamente, sus ojos me apretaron y luego sacudió la cabeza para acercarme.

 

Al acercarme, vi que tenía veintitantos años, mi altura, un poco menos de 1.80, y que estaba duro y delgado.  Era el clásico italiano: cabello corto y oscuro, cara angular fuerte: ojos oscuros y ardientes,vaqueros  y una camiseta azul desteñida.

 

Estaba a punto de decir algo cuando sonrió, una sonrisa malvada, reluciente  y terriblemente sexy.  Me escuché pensar, ¡voy a convertirme en su perra!.

  

Se acercó, y al llegar, me agarró la entrepierna, los dedos apretados y la palma empujando contra mis bolas.  Un segundo después, tenía la mano en la parte delantera de mis pantalones, acariciando mi polla dolorosamente erguida y haciendo malabares con mis bolas.  Me puso el antebrazo libre sobre el hombro y se inclinó hacia mí.

 

Un rabo enorme y grueso 

 

“Buen paquete.” sonrió, su aliento me puso muy cachondo.  Luego sus manos comenzaron a abrir mi camisa, con los botones saliendo mientras lo hacía, empujando la tela sobre mis hombros.  Sus manos se deslizaron sobre la carne de mi torso, sus ojos me examinaron.  Tenía las manos fuertes y cálidas, y pensé que me iba a besar cuando esas manos se detuvieran.  Me retorció  los pezones con los pulgares, luego me dio una palmada en el trasero..

 

Jadeé.

 

Me puso una de sus sonrisas de nuevo, y de repente sus manos dejaron mi cuerpo.  Me tambaleé hacia adelante.  Se desabrochó el cinturón y dejó intuir su entrepierna.  Sin ropa interior, pude ver la piel blanca debajo de su línea de bronceado. Sacó su polla, larga, gruesa y enorme mirando a la tenue luz del callejón.  Se sacudió en su mano y sentí baba acumulándose en mi boca.

 

Me puse de rodillas, tomé su polla aún endurecida en mi mano y luego empalé mi cabeza en su pubis hasta que casi me ahogo.  Sabía bien, una mezcla de carne y precum, y el olor era dulce.  

 

Sentí sus manos en mi cabello mientras me tiraba de él, su polla se endurecía a marchas forzadas, embistiendo en lo profundo de mi garganta justo después de mi arcada, cortando mi suministro de aire con cruel precisión.  Me sostuvo allí, clavado, y luego comenzó a meterse dentro y fuera de mi boca, sin dejarme retroceder o permitir que mis náuseas se detuvieran.

 

Mis manos le bajaron los jeans sobre el culo y me agarre a la carne suave y los músculos de su magnífica parte trasera.

 

Penetración salvaje

 

De repente, se agachó y entrelazó sus antebrazos debajo de mis axilas, tirando de mí unos centímetros y arrojándome contra la pared del edificio con un ruido sordo.  La pared estaba húmeda y fría contra mi espalda desnuda, y mientras me presionaba más dentro.  

 

Comenzó a golpear mi cabeza contra la pared, con los empujes duros e incluso.  Mis manos se aferraron a sus caderas, tratando en vano de evitar que golpeara mi cráneo en la pared con demasiada fuerza.   Podía sentir mi polla  tensando contra la tela de mis pantalones, babeando precum por mi muslo interno. 

          

Escuché el susurro de la tela y levanté la vista para ver que se estaba quitando la camiseta sobre la cabeza, su torso brillando con la tenue luz, cortes de músculo jugando con cada movimiento y respiración.  

 

Cerré los ojos, sin querer nada más que esto.  Mi boca seguía chupando y mis brazos se envolvieron sobre sus caderas.

 

Comenzó a llover.  Lo escuché reír, mientras las gotas de agua goteaban, aumentando en intensidad hasta que nos caían sobre nosotros.

 

Se saco la polla de mis labios con la  saliva ahora goteando de mi barbilla.   Comenzó a bajar mis vaqueros antes de que me pusiera de pie, y me caí contra él, con las manos sobre el pecho.  Había un águila, con las alas extendidas, tatuada en su pecho.  Me incliné y lamí la carne tersa donde se adivinaba  una de las alas, y luego lamí su teta.  Pero él me empujó hacia arriba de nuevo.

 

Estaba mojado y brillante por la lluvia, y sus ojos ardían de calor.  Él solo me miró a los ojos por un momento.  Pensé, nuevamente, que me iba a besar.  Pero justo cuando ese pensamiento entró en mi mente, comenzó a abrir los botones restantes de mis vaqueros.  Me giro y me puso la cara contra la pared.

 

Me bajó los vaqueros y la ropa interior por el culo, me los abrazó por los tobillos y luego me llevó las caderas hacia él.  Su enorme y dura polla se deslizó en mi ano mientras me clavaba las caderas. Empujó contra mi esfínter, y un par de veces sentí un shock: presión desde donde la cabeza de su polla empujaba con fuerza contra mi agujero tembloroso y húmedo.

 Pensé que me la iba a meter de una vez.  Nunca lo había hecho tan a lo bestia, pero todo lo que mi mente me decía. ¡Hazlo, hazlo!

 

¡Y yo sin goma!

   

¿Tienes una goma?”su voz me llegó jadeante.  Tenía sus poderosos brazos envueltos alrededor de mi torso mientras me empujaba el culo hacia sí.

 

Sacudí mi cabeza.  Había salido tan deprisa que los había olvidado en la mesita de noche junto a mi cama. Cuando creí que me iba a follar sin condón vi cómo se sacaba uno y se lo colocaba rápidamente

 

Empujó con fuerza contra mí. Un segundo después sus  bolas golpeaban contra las mías.  Había pasado más de 1 mes desde que me habían follado, y su monstruo me abrió de golpe, causando un ardor tremendo, y ese dolor que obtienes a la vez fuerte y excitante.

 

“Ah, joder!” grité,

 

La lluvia nos golpeó mientras follabamos, nuestros jadeos de aliento y gemidos de placer mezclandose con el ritmo constante de la lluvia.  Tenía ambas manos agarrando mis hombros, y sus caderas follándome con golpes duros.

 

Llega la policía

 

De pronto paró y me puso una mano en la boca.

 

“Policías”, dijo.

 

Escuché los neumáticos rodar a través de los charcos de lluvia en el estacionamiento, a menos de diez metros de distancia, y vi luz un foco apuntando sobre nuestras cabezas..

 

Sentí que comenzaba a entrar en pánico, pero como si no fuera con él comenzó a mover sus caderas, follándome lentamente mientras la luz parpadeaba detrás de nosotros y mi mente entraba en una rara y placentera abstracción.

 

Ni siquiera me di cuenta cuando la luz se apagó y la patrulla se alejó.  Me estaba mordiendo la oreja con fuerza, y sus manos se habían movido hacia abajo y me estaban acariciando la polla.  

 

Sentí que mis bolas hormigueaban, sentí el semen brotando en ellas, pero él me alejó de la puerta y cayó al suelo, agarrándome boca abajo sobre la parte superior.  Se levantó sobre mí, con las manos clavadas en los omóplatos, aplastandome en el suelo mientras levantaba golpes, hundiéndose y golpeándose dentro y fuera de mí como un salvaje.

 

Mis caderas se levantaron, acompasadas a cada uno de sus empujes, y mi agujero se abrió de par en par, dejándolo golpear su polla cada vez más fuerte hasta que estuve seguro de que me iba a romper por dentro.

 

Sentí su polla palpitante y supe que se estaba corriendo, vertiéndose en el condón.   Me empujó dentro y fuera lentamente por unos instantes, y luego me levantó por las caderas sobre las rodillas, al estilo perrito.

 

Sentí que su mano agarraba mi polla, acariciando mi rabo cuando comenzó a moverse dentro y fuera de mí una vez más.  No pasaron más de treinta segundos antes de que mis bolas se sacudieran y mi esperma saliera volando y mezclandose con la lluvia.

 

Con el mismo sigilo que apareció en los contenedores de basura de la plaza se deshizo de mí y se marchó perdiéndose por entre callejuelas. Yo me quedé allí magullado, con el culo ardiendo y con ganas de repetir. Había sido uno de los polvos más salvajes de mi vida.

Call Now Button