Follando duro

Estaba sentado en mi barrio, en uno de los bancos debajo de mi casa. Era una tarde calurosa en Madrid, así que estaba sudoroso. Tambien muy aburrido y con ganas de comerme una buena polla desde hacia dias. De repente se me presentó una oportunidad porque caminando a pocos metros se acercaban dos chicos que me parecieron del gremio, ya sabéis de qué hablo.

Uno de ellos era alto, jovencito y bastante musculoso. Llevaba unos vaqueros que le marcaban un buen paquete. El otro chico era un poco más bajo, unos diez años mayor, de complexión fuerte y delgada con fríos ojos azules arrugados por el sol en los bordes. No sonrió, solo me miró y miró a su colega.

-Vamos a mi local que esta a unos metros de aquí a echar la tarde. ¿Quieres venirte? Me dijeron mientras me pareció que sus caras se volvían sospechosamente cachondas

-¡Claro, dije! por qué no.

El joven le dio un apretón al paquete de seis cervezas que tenía en la mano. “¿Quieres cerveza?”

Entre otras cosas, pensé. “Claro que sí”.

El mayor pasó junto al joven y abrió la puerta. El joven me dio otra sonrisa y un guiño, “Adelante”.

Me levanté del suelo de baldosas y los seguí al interior de la habitación. Estaba oscuro. Los vi a los dos tirando sus sillas al suelo, y luego el joven encendió una lámpara junto a una de las camas gemelas.

“Soy Javi”, dijo, pasándome una botella de cerveza. “Y que ahí está Raul.”

Javi ya se había quitado la camiseta. No llevaba ropa interior, solo músculos duros y piel suave y brillante. Su línea de bronceado comenzaba en su cintura y bajaba hasta los dedos de los pies. Se volvió justo a tiempo para coger el paquete de cigarrillos que Raul le había arrojado. Mientras sacaba uno y lo encendía, tragué saliva al ver su polla semidura. Unos buenos 18cm gruesa y palpitante.

“Voy a tomar una ducha”, le arrojó el paquete de cigarrillos a Javi y luego se dirigió al baño y cerró la puerta.

Javi se había desnudado también y bebía unos tragos de cerveza. Era delgado y todavía tenía un poco de suavidad juvenil , pero tenía algo de músculo bajo esa carne lisa y ligeramente pecosa. Pectorales que se hinchaban, se podían ver trabajando mientras sostenía la botella de cerveza contra sus labios.

Sus brazos eran como sus hombros, demasiado grandes para lo delgado que era, pero hacían que su cuerpo fuera aún más atractivo. Y luego estaba su instinto: los ingredientes de un paquete de seis, una hermosa línea cortando desde cada cadera y formando una V en su entrepierna, y una fina línea de cabello negro que corría desde su ombligo hacia sus calzoncillos bóxer blancos.

Sus calzoncillos bóxer blancos, húmedos y raídos.

¿Te gusta lo que ves? Me dijo mientras se tocaba.

Dejo mi cerveza en la mesilla de noche y luego me arrodillo. Bajé sus bóxers húmedos por delante, estrangulé toda su polla todavía endurecida, y luego empujé hacia abajo, dejando que mis manos apretaran y toquetearan la suave carne de su trasero, mis dedos se hundieron en su raja de culo. Sus caderas se sacudieron y agarró unas cuantas manos llenas de mi cabello mientras su polla golpeaba hacia atrás  hasta la mitad de mi garganta.

Sentí las piernas de Javi temblar y luego dejó caer su firme trasero sobre la cama, quitándose los bóxers mientras me acercaba para llevarlo de vuelta a mi garganta. Él gimió y gruñó  mientras escupía, le brillaba el rabo, lamía y chupaba cada centímetro brillante de su virilidad, lamiendo su meada en busca del pre-semen salado que estaba comenzando a salir. Me moví hacia abajo y la lengua bañó sus bolas, lamiendo sus pelotas y chupando suavemente cada testículo.

Lo agarré por debajo de la parte posterior de las rodillas y empujé sus piernas hacia arriba, exponiendo el pequeño pliegue color rosa de su esfínter. Me guiñó un ojo cuando lo escuché decir: “cómetelo entero”.

Pero para entonces ya tenía mi cara enterrada en la raja de su culo, mi lengua deslizándose hacia su estrecho agujero. Su trasero se apretó, sus caderas se movieron y dijo joder y maldición un par de veces, pero no trató de detenerme.

De repente me sentí desgarrado. Mi culo se retorcía para ser follado, pero el dulce y joven culo de este chico tenía mi polla de 20 centímetros palpitando contra mi bragueta. Decisiones decisiones

Dos machos solo para mi

Pero escuché que se cerraba la ducha y cuando saqué mi cara del fino y apretado culo de Javi,  Raul estaba de pie junto a mí, empapado, sus duros músculos relucientes, su polla ahora a unos buenos veinticinco centímetros y sobresaliendo directamente de su pubis negros y nervudos.

Miré a Raul, sus ojos todavía estaban fríos y azules, pero la expresión de su rostro, cálida y acogedora, solo una pizca de sonrisa, hizo que mis entrañas se agitaran. Cuando se acercó, su mano rozó un lado de mi cara y luego agarró la parte de atrás de mi cabeza tirando de mi cara hacia su entrepierna.

Lo chupé hasta la mitad, su carne sin cortar me tapó la tráquea y me cortó el aire. Pero aun así seguí empujando, centímetro a centímetro hasta que todos menos un par de centímetros se metieron en mi garganta. Sentí su pinchazo latir y palpitar en mi lengua, estirando mi boca y mi garganta para acomodarme.

De repente me sentí arrastrado por la parte de atrás de mis pantalones hasta que estuve de pie, doblado por la cintura, mi rostro todavía firmemente plantado en las partes íntimas de Raul. Javi me desabotonó los jeans y me los bajó por los tobillos.

Raul deslizó su mano  sobre mis hombros y mi espalda, dándole a las nalgas de mi trasero un par de apretones fuertes y luego un fuerte golpe. Sentí las manos de Javi calientes en mi trasero, abriéndolas mientras él lamía tentativamente alrededor de mi trasero.

Le debe haber gustado cómo sabía porque lo siguiente que supe que tenía en la cara – nariz, lengua y su fuerte barbilla – metidos en mi culo. Me lamía tan profundamente que me lamía el puto bazo, y los dos días de barba incipiente en su hermosa taza me hacían cosquillas feroces.

“¿Nuevo truco?” Dijo Raul, sus manos  abrieron aún más mi trasero. “Vas a tener que hacerme eso alguna vez”.

Javi se rió, su aliento caliente hizo que mi ano se estremeciera y hormigueara. “Mierda, solo si me vas a dar lo que este chico me va a dar”. Y de repente sentí el enorme pinchazo de Javi contra mi pequeño esfínter apretado, lo sentí empujar hacia adentro, chocando contra mi ano como una llave en una cerradura.

Escupí a Raul en la boca y gemí, sintiendo mi agujero ardiendo, mis entrañas retorciéndose y la sangre corriendo a mi cabeza. Pensé que me iba a desmayar porque me que dolía mucho. Y Javi no se detuvo, ni por un segundo.

Comenzó a bombearse dentro y fuera de mí, agarrándose a mis hombros como palanca, zambulléndose con violencia rápida dentro y fuera de mi culo. Bajé la cabeza, sujetándome de las caderas de Raul para estabilizarme mientras Javi me golpeaba el culo al estilo de una violación en prisión.

“Respira”, escuché a Raul susurrar en mi oído. Sus dedos acariciaban mi rostro, haciéndome cosquillas en los oídos.

Reventándome el culo sin compasión

Respiré hondo y sentí mi cuerpo relajarse, mi agujero se aflojó y sentí mi polla dura como una roca subiendo y bajando, golpeando mi vientre con el ritmo de las embestidas de Javi. Me abalancé sobre la polla oscilante de Raul con la boca bien abierta, tragándolo esta vez hasta las nueces.

Javi se desplomó, su pecho y cara presionados contra mis omóplatos, el aliento llegó en ráfagas calientes contra mi piel. Gimió y envolvió sus brazos alrededor de mi tronco mientras se golpeaba dentro y fuera de mí.

“¡Me voy a correr!” Dijo Javi, empujándome y arrancándome la polla. Chorros de su semen blanco y cremoso salieron disparados al suelo entre mis piernas, formando gotas sobre la alfombra gris barata.

De repente me alegré de que se hubiera marchado. Un hombre podría ahogarse de adentro hacia afuera con tanta esperma explotando dentro de él.

Javi azotó su polla manchada de esperma contra mi culo y luego le dio un golpe en mi agujero con su grueso pulgar áspero de papel de lija. Tropezó con la cama más lejana y cayó sobre ella, con el lado soleado hacia arriba.

Raul me sacó de su polla y comenzó a empujarme hacia la cama vacía. Cuando la parte de atrás de mis pantorrillas golpeó el costado de la cama, nos detuvimos, nos quedamos mirándonos a los ojos, él pasó el brazo por la parte de atrás de mi cuello y tiró de mí. cerca y me besó, duro, profundo y largo. Envolví mis brazos alrededor de él, dejando que mis manos recorrieran su trasero, bajaran por su columna y luego tomaran su firme y suave trasero.

Sin que yo me diera cuenta, Raul me colocó de espaldas en la cama, y ​​antes de que me diera cuenta, mis piernas estaban colgadas sobre sus musculosos hombros y estaba untando un gran fajo de saliva sobre la enorme cabeza de su polla. Empujó lento pero constante, tomándose su tiempo para disfrutar cada centímetro de mi agujero mientras lo estiraba para abrirlo, haciéndome jadear de nuevo como una virgen.

Oh Dios, pensé mientras se mecía dentro y fuera de mí. Con cada embestida en mí, su cuerpo se fusionaba cada vez más con el mío. Nos besamos, luego su cara cayó en mi nuca y mordió, lamió y chupó esa carne, todo el tiempo golpeándome más fuerte y más rápido hasta que golpeó las paredes de mi culo como un taladro.

La respiración de Raul se volvió irregular y comenzó a follarme con locos y frenéticos movimientos. Respiró hondo, lo contuvo y luego lo soltó en un rugido contra mi cuello, su carga se disparó hasta mis entrañas. Me empujó hacia arriba, apoyándose en los talones, batiendo su palpitante polla en mis órganos internos hasta que había gastado hasta la última gota. Se secó el sudor de la frente con el brazo y luego me miró con una sonrisa. Luego le dio un tirón a mi polla dura y luego la soltó, mirándola golpear contra mi vientre.

Se retiró de mí, su semen derramándose sobre mi muslo. “¿Estás preparado para acabar con este chico?” le dijo a Javi.

Una segunda follada de escándalo

Javi estaba increíblemente empalmado de nuevo. Se acercó y se dejó caer a mi lado en la cama, acostado de espaldas, con la polla en el aire como un asta de bandera. Me subí encima de él, plantando mis rodillas a cada lado de sus caderas, luego me bajé sobre él de nuevo. Se estrelló contra mí y comenzó a follarme. Raul se arrodilló a mi lado, el pecho presionado contra mi hombro, su boca se deleitó con la mía. Él estaba sosteniendo mi polla sacudida en su mano, frotó su pulgar áspero sobre mi prepucio y luego llevó su dedo grueso a su boca y lamió mi pre-semen. Mordisqueó mi cuello, mi pecho y mi estómago hasta que tuvo su rostro en mi regazo, chupando lenta y húmeda mi polla.

Mi culo se volvió loco cuando mi polla explotó en la increíble boca de Raul. Escuché a Javi gruñir y vi su corrida caer sobre mi. Con cada embestida, su carga caía en cascada fuera de mí, ensuciando la ropa de cama y haciendo que cada embestida fuera brutal.

Me caí de Javi de espaldas en la cama, agotado y empapado en semen y sudor. Javi me miró y sonrió. Raul tomó un trago de cerveza y miró su movil “mañana madrugo”.

En ocho segundos, estaba de pie, tenía mis vaqueros arrugados en mis manos y me dirigía hacia la puerta del local. Javi gritó, “¡Oye, gracias!” Raul me dio una palmada en el trasero y cerró la puerta de golpe detrás de mí antes de que pudiera decir otra palabra.

Me quedé ahí fuera, desnudo, solo en la oscuridad, con una sonrisa loca en mi rostro. ¡No iba a ser la última vez que los visitase!

Call Now Button